CUENTO DE NAVIDAD

"CARTA CELESTIAL EN NAVIDAD"

Querida Kiki, Sonieta, Sopis:

Tu nos bautizabas cada dos días con nombres divertidos, aunque no siempre nos gustaba mucho. Eso de "Anci" a mamá nunca le convenció. Ahora, que ya  estamos los dos recostados en verdes praderas, nos reímos y recordamos que eso, era también amor.

Nos emociona ver que seguimos pasando las Navidades junto a ti; hemos visto la vela  con la llama alumbrando nuestras fotos. Tus pensamientos no los leemos, pero si oímos tus palabras cuando  muy bajito  susurras: "Papá, el turrón es del blandito", "Mamá, he hecho mousse de chocolate para ti". Cada término que nos dedicas, sube por una escalera dorada, se forma un terremoto en las nubes, y en esta Casa en la que habitamos, hacemos sonar Trompetas Celestiales. Mamá coge rápido  la guitarra para cantarte eso de:

 ──"Pío  pío  pío pa pío pa... el día que yo me case..." Con la que tanto nos "atormentaste" de niña; y yo me pongo mi traje de espía para disimular la emoción que me embarga, y le espeto al primer Ángel que me encuentro:

── ¡Muchacho! ¿Cómo te va?. Pero a ti, ya sé que no te engaño y nuestras  miopes y acuosas miradas se encuentran cómplices, traspasando barreras de espacio, tiempo y sueños.

Mamá y yo estábamos pensando como enviarte esta carta. Por correo ordinario no nos convence, no has arreglado tu despistado buzón y sigue sin cerrojo desde hace un año. Mandártela con los Reyes Magos, que los tenemos bastante a mano, era una posibilidad. Pero es que no nos ponemos de acuerdo en que Mago debe custodiarla,  y es capaz de comérsela un camello antes. Así, que hemos pensado una cosa: cuando te pares otra vez delante de esa foto que has puesto en el salón, esa en la que estamos como ahora, jóvenes y felices,  recibirás las palabras. Despacio, serán ellas las que bajarán por la misma escalera dorada hasta tu corazón.

Posdata: de parte de mamá: no juegues con el pan mientras comes, no sé cuantas jocosas veces te lo va a decir y de parte mía: lee la letra pequeña de todo. No seas prisillas. De parte de los dos: Mantén la Navidad siempre en tu alma con alegría, porque estamos allí, como en todos los momentos. Pero ese, es el día que hemos elegido para recordarte con más intensidad.

Con cariño:
Papá y Mamá.



Comentarios

Mar Serrano del Cid ha dicho que…
Querida Sonia mientras lo estaba leyendo mis ojos se llenaron de agua ... El recuerdo de tu madre,una gran mujer que jamás olvidaré,los ratos que pase con ella, hablábamos de todo, yo le contaba las cosas como si se las estuviera contado a mi madre tenía tanta confianza en ella. La veía todos los días , era rutina para ella bajar a verme y pasar un buen rato juntas entre libros, recuerdo con especial cariño un día de invierno, yo sin nada con lo que cubrir mi cuello, me regsño y se marchó . Al rato regreso con un precioso pañuelo para que me cubriera.
Aún conservo ese pañuelo, me recuerda los buenos momentos junto a ella . Gracias por compartir tu cuento de Navidad. Besos para ti y al cielo para ellos .

Entradas populares