martes, 16 de agosto de 2016

ALMENDRALEJO-PARIS EN BICI

La historia que os voy a contar hoy, os va a gustar. Tiene un héroe, una gesta, un ángel, dos ciudades maravillosas y muchas aventuras.

El héroe es Fernando Fernández. La gesta es recorrer  dos increíbles ciudades, Almendralejo- París en bici. ¿Con qué fin? el de recaudar fondos para  Pablo, el ángel, un pequeño almendralejense de cuatro años, que tiene parálisis cerebral y necesita aparatos y cuidados especiales para mejorar su calidad de vida. Y las aventuras... las va contar Fernando.



Los dos protagonistas: Fernando y Pablo.
Empresas colaboradoras 

Enterada de que en una de las etapas pasaría por San Sebastian, donde yo estaba esos días, le puse un mensaje, diciéndole que quería conocerle y desearle suerte en su siguiente etapa. Me contestó enseguida. Quedamos a las 8 de la mañana en una cafetería de la Playa de la Concha. Le vi llegar en la bici con su maillot amarillo; me saludó con la mano y una sonrisa deslumbrante. Es su seña de identidad, sonríe con facilidad y me acuerdo de la frase de la Madre Teresa: "La paz empieza con una sonrisa". 

Nos fuimos a desayunar y comenzó una charla amena y divertida. Fernando es cercano, afable y humilde. Me contaba que todo empezó durante la gala de los tapones para Pablo, la primera iniciativa que se tomó. La gente bailaba y cantaba, y él pensó: yo, ni canto ni bailo. ¿Qué podría hacer? y su primera idea fue la venta de las camisetas. Amarillas como las de tour y con los anagramas de los patrocinadores, cada uno de ellos ha aportado 50 E. Luego se le ocurrió hacer este recorrido en bici. Ambas ideas fueron muy bien recibidas y enseguida se inició la maquinaria para darles forma. Y las dos han sido un éxito. Aprovecho para contar que mi camiseta, la compré porque me enteré en el facebook, e hice el ingreso, en la cuenta para Pablo. Cuestan 5 euros y luego a través de un whattssap di mi dirección para su envío. Me contestó Carmela, la madre de Pablo, una chica simpatiquísima, trabajadora y con iniciativa. Me hizo mucha ilusión que me respondiera en persona, pues muchas veces dudamos de a donde van a parar nuestros actos solidarios. Y en este caso, todo tenía "sabor casero", y eso da mucha tranquilidad y te hace sentir que formas parte real del proyecto.

Fernando y yo durante nuestro simpático desayuno.

Seguimos con nuestro desayuno. Fernando con toda su paciencia y sencillez contesta a  mis preguntas:
¿Qué llevas en las alforjas? me explica la ropa que porta, la mínima y bien escogida, además de camisetas solidarias, tres medicinas, las cosas de aseo, cargadores, herramientas etc. Lleva en la bici un peso de alrededor de 32 kilos. ¿Qué piensa cuando está en ruta? siempre cosas positivas. ¿Dónde duermes? en albergues o en casas particulares que le ofrece la gente altruistamente. ¿Quién sufraga tu viaje? él mismo, todo sale íntegramente de su bolsillo. Me cuenta que el viaje está meticulosamente preparado con un programa informático. Hasta ahora no había tenido problemas importantes y nunca mejor dicho la expresión: todo iba sobre ruedas. A medida que han ido avanzando las etapas, si ha pasado por lluvia, viento en contra, errores de GPS, confusas autopistas... Él esperaba poder llegar a pesar de todas las dificultades físicas, técnicas y meteorológicas. Las cosas buenas también se han sucedido: gente que se ha interesado por su aventura, gente que le ha ayudado, alojado, animado, generosidad, bonitos paisajes... Me explica que Maven e hijos "Huyundai" asumen la donación de 0,50 euros por cada kilómetro realizado hasta París.

También me contó cosas de su vida. Trabaja como preparador físico, es licenciado en Educación física y ha participado como triatleta en numerosas competiciones deportivas; una de las últimas la "Quebrantahuesos", una dura prueba cicloturista de la que me cuenta anécdotas.
Después salimos fuera a hacernos unas fotos de recuerdo, y me enseña la bici, y me explica donde engancha la cámara. Me muestra lo que lleva en un bolsillo entre los manillares. Luego  cojo la bici, me sorprendo del peso y atisbo la dureza de este increíble reto.

Me cuesta despedirme de él. Ha sido un rato  muy agradable. Para terminar le cuento yo algo personal, algo que hace que su aventura me resulte cercana. Le explico que en 1933 mis abuelos hicieron el mismo viaje, pero en coche. Casi igual, desde la Torre de los Almendros hasta la Torre Eiffel. Ellos estaban en viaje de novios y así iniciaron su largo matrimonio de 67 años. A París, le tengo cariño por muchas razones, por ésta, por un viaje con mi querido padre y por otro muy especial a ver a Monet. Para él, sé que también va a ser inolvidable. París, será Pablo. Será una gesta imborrable.
Finalmente, nos despedimos. Él se marchó con su ilusión a prueba de bomba y yo me quedé mirando con verdadera admiración como su figura se iba haciendo más pequeñita, camino de esa Torre Eiffel.

Y supongo que querréis saber que pasó al final. ¿Llegó Fernando a la Torre Eiffel? 
Una imagen vale más que mil palabras.
¡Enhorabuena!¡ lo lograste! ¡Orgullosos de ti!


La cuenta para comprar camisetas y hacer donaciones:


ES13 3001 0037 413720013812

El envío cuesta 3.50 Euros, lo hace TOURLINE EXPRESS y el whattssap para dar la talla, dirección etc es 62653660
Facebook: Kilómetros Para Pablo. Almendralejo-París en bici

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Me encanta como trasmites lo que te gusta

Sonia Montero Trénor dijo...

Gracias por tu comentario "Recomenzar", bonito y optimista nombre. He echado una ojeada a tu blog. Me gusta tu sinceridad.